El Servicio de Orientación Familiar ofrece su servicio durante el confinamiento

Siguiendo las orientaciones de las autoridades sanitarias y, particularmente, las publicadas con carácter pastoral por el Obispado para toda la Diócesis, el pasado 12 de marzo, el Servicio de Orientación Familiar suspendía la atención presencial. Sin embargo, desde entonces ha continuado con un seguimiento telefónico de los casos todavía no resueltos, redoblando esfuerzos para hacer llegar una palabra de aliento a los enfermos, ancianos y personas que viven en soledad. Sin lugar a dudas, el confinamiento ha hecho del teléfono e internet nuestros mejores aliados, como demuestra esta atención continuada.

Aunque nos gustaría ser más optimistas, esta obligada y necesaria clausura podría alargarse en el tiempo y, precisamente como consecuencia de ello, podrían agravarse o aparecer nuevas situaciones que requieran la escucha, atención y acompañamiento de este servicio en el que se ofrece acompañamiento psicológico, jurídico y espiritual. De este modo, ha lanzado una campaña para recordar que, aunque no sea presencialmente, continúa activo, con todo su Equipo a disposición de quien necesite y solicite su ayuda a través del teléfono de contacto 656 341 699.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Comments are closed.