La Fraternidad de Personas Sordas traslada al Obispo sus inquietudes y proyectos de cara al próximo curso

La diócesis de Huelva cuenta con la Fraternidad Contemplativa y Misionera Effathá de Personas Sordas, cuyos miembros se han acercado al Obispado de Huelva para encontrarse con nuestro obispo, José Vilaplana Blasco, a quien trasladaron sus afanes, deseos y proyectos. Durante este encuentro, la asociación privada de fieles de la diócesis compartió sus inquietudes y agradeció al Obispo, quien además es responsable de la pastoral nacional de personas sordas, su atención y sensibilidad hacia la realidad de este colectivo social.

En Huelva, sus miembros son personas sordas, a excepción de uno. El carisma es llevar a Cristo a las personas sordas por medio de la oración y de la evangelización. Tal y como recuerda su presidente, el sacerdote Juan José Santos, “el Señor Jesús se acercó a un sordo que, además, no hablaba y le dijo: ‘Effathá’ (‘Ábrete’)”, por lo que el cometido de esta asociación es ése. La espiritualidad es monástica benedictina y misionera y sus miembros son monjes y seglares consagrados. Los seglares viven en sus respectivas casas y diócesis, mientras que los monjes viven en un pequeño monasterio de Gibraleón, que es  sede de la fraternidad y donde, habitualmente, se congregan para la oración, la formación y para compartir.

Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Comments are closed.