Jóvenes de nuestra diócesis peregrinan a Taizé

La parroquia de San Antonio Abad de Trigueros acogió la Misa de Envío de los jóvenes que peregrinan a Taizé desde el 4 al 13 de agosto, una comunidad monástica ecuménica en la región de la Borgoña francesa.

El Secretariado Diocesano de Pastoral Juvenil ha organizado esta peregrinación en la que participan 60 jóvenes de las localidades de Trigueros, Moguer, Bollullos del Condado, Beas, San Juan del Puerto, Villanueva de los Castillejos, Los Marines y San Bartolomé de la Torre. En Taizé se unirán a miles de jóvenes procedentes de distintos rincones de Europa a una experiencia de oración y acogida universal.

Con esta actividad, el equipo de Pastoral Juvenil de la diócesis quiere seguir profundizando en el lema elegido para este curso pastoral ‒ʻContigo Caminoʼ‒ en una triple vertiente: el encuentro íntimo con Jesús, el Amigo que camina con nosotros; el encuentro con el hermano, condiscípulo, miembro de la misma comunidad eclesial; el encuentro con aquellos que quedan en la periferia del camino, en ese movimiento de salida al que nos invita el Papa.

Además, esta actividad se presenta en el marco de la preparación más inmediata al próximo Sínodo de los Jóvenes, que el Papa ha convocado para el próximo mes de octubre y cuyo lema es “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”, una invitación a que cada joven descubra y profundice en su propia vocación.

Un día en Taizé

Llegar a Taizé significa ser acogido por una comunidad marcada desde sus orígenes por la aspiración de la COMUNIÓN en dos sentidos y una misma dirección: por un lado, avanzar a través de la oración en la intimidad con Dios y, por tanto, en una vida de comunión con Él; y, por otro lado, abrazar la comunión con los hermanos en todas su riqueza, diversidad y pluralidad, asumiendo la responsabilidad de la construcción de esa comunión depositando un fermento de paz y de confianza en la gran familia humana.

En Taizé la oración común, el canto, el silencio y la meditación personal ayuda, a quién participa de esta experiencia, a redescubrir la presencia de Dios en su vida; a reconciliarse y encontrar una nueva paz interior; a encontrar un “por qué vivir”, el sentido de la propia existencia o un nuevo impulso para llevar adelante su propia vocación y misión.

Para ayudar en esto, los hermanos de la comunidad introducen, cada mañana, una reflexión bíblica, seguida de un tiempo de silencio e intercambio en diálogo de pequeños grupos. Por la tarde, los talleres ayudan a profundizar en la relación entre fe y vida, en el trabajo, la solidaridad, las cuestiones sociales, el arte y la cultura, la búsqueda de la paz en el mundo…

Taizé, un rincón para la reconciliación

Hoy la comunidad de Taizé reúne a unos cien hermanos, católicos y de diversos orígenes protestantes, procedentes de más de treinta naciones. Por su existencia misma, la comunidad es un signo concreto de reconciliación entre cristianos divididos y pueblos separados.

Tras más de 75 años de su fundación por el hermano Roger, con el paso de los años, cada vez más jóvenes de todos los continentes han venido a Taizé para participar en los encuentros.

Las hermanas de San Andrés, comunidad católica internacional fundada hace más de siete siglos, las hermanas ursulinas polacas y las hermanas de San Vicente de Paul se encargan de una parte de las tareas de acogida de los jóvenes.

Además, este año el 41º encuentro europeo de jóvenes, un evento animado por la comunidad de Taizé, tendrá lugar a finales de 2018 en Madrid, tras y como lo anunció el hermano Alois, prior de la comunidad, en Basilea la noche del 30 de diciembre pasado en el último encuentro. Este encuentro está previsto del 28 de diciembre de 2018 al 1 de enero de 2019.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Comments are closed.