La parroquia Sagrada Familia acogerá el Día del Enfermo

El Secretariado de Pastoral de la Salud celebrará el Día del Enfermo este sábado, 10 de febrero, a partir de las 17.00 h. en la parroquia Sagrada Familia de Huelva. La celebración, que será presidida por nuestro Obispo, incluirá el Sacramento de la Unción de Enfermos como suele ser tradicional.

En este año 2018 el nuevo Dicasterio para la Promoción Humana Integral de la Persona en su Comisión de Pastoral de la Salud ha querido iluminar la Jornada Mundial del Enfermo, 11 de febrero, desde la cita bíblica de Jn 19, 21: «“Ahí tienes a tu hijo… Ahí tienes a tu madre”. Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa».

En España, la Campaña del Enfermo, 11 de febrero y VI domingo de Pascua (6 de mayo), acogiendo este lema y la invitación del reciente Sínodo de la Familia, se centra en el acompañamiento a la familia en la enfermedad. Pues, cuando una persona enferma, enferma toda la familia.

“Esta vocación materna de la Iglesia hacia los necesitados y los enfermos –dice el Papa Francisco en el mensaje con ocasión de esta jornada– se ha concretado, en su historia bimilenaria, en una rica serie de iniciativas en favor de los enfermos”, historia que no se debe olvidar y que aún continúa en todo el mundo, labor que trata de poner a la persona humana en el centro del proceso terapéutico y de realizar la investigación científica en el respeto de la vida y de los valores morales cristianos. En los países donde los sistemas sanitarios son inadecuados o inexistentes, la Iglesia trabaja para ofrecer a la gente la mejor atención sanitaria posible, para eliminar la mortalidad infantil y erradicar algunas enfermedades generalizadas. La imagen de la Iglesia como un «hospital de campaña», que acoge a todos los heridos por la vida, es una realidad muy concreta, porque en algunas partes del mundo solo los hospitales de los misioneros y las diócesis brindan la atención necesaria a la población.

Acompañar a la familia en la enfermedad

Toda persona normalmente vive en una familia y, cuando cae enferma, es toda la familia la que se ve afectada profundamente, se ve alterado el ritmo de su vida, con lo que unas optan por sacrificar parte de su vida social y profesional para acompañar al familiar enfermo; otras lo abandonan o soportan como una carga. En toda esta situación, también ella necesita, por tanto, atención y apoyo.

La Iglesia dedica este año esta jornada a la familia por su insustituible en la atención integral al enfermo, que conviene conocer, valorar y fomentar. Porque la familia cristiana ha de ser, también en esta situación, la Iglesia doméstica que acoge, consuela y alivia al enfermo en el nombre del Señor.

Y es que la familia está en el centro de la vida de la Iglesia y, de un modo especial, en este ultimo tiempo, como atestiguan los dos sínodos celebrados en torno a ella y la exhortación postsinodal Amoris Laetitia. Tal y como expresa, más recientemente, la nota de los obispos españoles para la Jornada de la Familia 2017: «La familia, como Iglesia en miniatura, está llamada hoy más que nunca a ser posada en el que las personas heridas puedan recuperar la salud».

Finalmente, y como también nos dice el Papa en el mensaje para esta jornada: «La pastoral de la salud sigue siendo, y siempre será, una misión necesaria y esencial que hay que vivir con renovado ímpetu tanto en las comunidades parroquiales como en los centros de atención más excelentes».

Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Comments are closed.