El Obispo exhorta a las hermandades 
de la diócesis a apoyar el sostenimiento de la Casa Santa María de los Milagros

Nuestro Obispo ha dirigido una carta a los párrocos, directores espirituales y juntas de gobierno de las hermandades y de los consejos locales de hermandades y cofradías de nuestra diócesis, fechada en 25 de diciembre de 2017, con una amplia reflexión sobre la situación de la población emigrante en nuestra diócesis en la que exhorta a los hermanos a participar en el sostenimiento de la Casa Santa María de los Milagros, ejecutando de este modo la acción del Plan Diocesano de Evangelización: “Organizar la realización conjunta de una obra social entre todas las Hermandades y Cofradías de la Diócesis”. (PDE, II-3, 3-c).

En palabras de D. José Vilaplana, “hemos de tomar conciencia, cada vez más, de lo que implica el desafío que se presenta a nuestra Iglesia diocesana con la situación de las personas que pueblan los asentamientos de inmigrantes, que afecta muy especialmente a nuestra provincia. Tampoco podemos dejar atrás la situación de muchos hermanos nuestros que se ven abocados a procesos de convalecencia sin un espacio físico que garantice la recuperación de la salud (procesos oncológicos, accidentes, intervenciones quirúrgicas, enfermedades crónicas…). Ambas realidades nos exigen la atención a una situación social en la que se evidencia claramente la indiferencia ante la violación de la dignidad de las personas que viven en medio de ellas”.  Esa es la finalidad con la que nació la Casa Santa María de los Milagros que con mucho esfuerzo –y “milagrosamente”– gestiona desde hace unos años Cáritas Diocesana.

La peculiaridad de estos asentamientos y población afectada no cuenta con ningún tipo de convocatoria pública para la obtención de subvenciones específicas para atender enfermos, al igual que en el caso de las personas sin hogar, lo que implica que este proyecto necesita ser mantenido con recursos propios de la comunidad cristiana, requiriendo costear los suministros y manutención de la misma, e incluso retribuir a sus trabajadores, de los cuales se requiere una presencia continua durante 24 horas los trescientos sesenta y cinco días del año.

Fruto de esta carta, el vicario para la Celebración de la Fe, Emilio Rodríguez Claudio, ha dispuesto a través de un decreto general ejecutorio de esta acción del Plan Diocesano de Evangelización, que cada Hermandad y Cofradía de la Diócesis de Huelva, según su censo de hermanos de pleno derecho (mayores de dieciocho años con derecho a voto), ha de aportar un euro por hermano/a censado anualmente. Dicha aportación podrá deducirse del quince por ciento de los ingresos ordinarios que las Hermandades deben destinar obligatoriamente a obras de caridad y para las necesidades de la Iglesia universal y diocesana, según dispone el  Art. 55. 4 de las Normas Diocesanas por las que se rigen dichas asociaciones. Por lo que, en adelante, cada mes de enero se girará a las hermandades una remesa bancaria con el cargo correspondiente.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Comments are closed.