Quiero apuntar a mis hijos a la asignatura de Religión Católica

Bajo el lema “Me apunto a religión” esta campaña anima a los padres a hacer uso del derecho que tienen a que sus hijos reciban la formación religiosa y moral católica en la escuela, según sus convicciones

En la época de reservar la matrícula en los colegios e institutos, la Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis se dirige a los padres y a los propios alumnos para que se apunten a la asignatura de religión católica con una campaña de carácter especial, que fue presenta en la sede de la Conferencia Episcopal Española el pasado lunes, para motivar a padres y alumnos a inscribirse en la clase de Religión.

Desde esta comisión recuerdan que es a los padres a quienes corresponde la educación de sus hijos y no al Estado. La eliminación de este derecho o la imposibilidad de elegir libremente el centro educativo para sus hijos debilitarían significativamente nuestra democracia. Por eso, invitan a los padres a favorecer la educación religiosa de sus hijos, sin dejarse frenar por las dificultades que pueden encontrar en algunos centros educativos a la hora de apuntarles a la asignatura de religión católica.

Enfoque de la campaña y materiales

La Campaña, realizada por al Agencia 101, y desarrollada con expertos de comunicación y de enseñanza de la religión, ha dirigido los materiales concretamente a esos dos grandes destinatarios: los padres que tienen que solicitar la asignatura en los colegios y los adolescentes de 13 a 17 años que ya pueden pedirle a sus padres que les apunten a clase de religión.

Los materiales de la campaña, diseñados para ser distribuidos, fundamentalmente, a través de los canales digitales y redes sociales contienen estas ideas principales:

• La asignatura de religión es fundamental para tener un conocimiento más completo del mundo que nos rodea.

• Cuando te apuntas a la asignatura de religión te apuntas a entender las claves que han formado la historia, la política, el arte, las costumbres, la cultura, las leyes… y por qué las religiones han movido el mundo.

• La asignatura de religión no es catequesis. No evalúa tu fe sino el conocimiento. Y el conocimiento es libertad. Libertad para pensar. Libertad para creer.

• No se puede elegir lo que no se conoce y no se puede conocer si no se puede elegir la religión.

• Una educación con religión es una formación completa. No hagamos de la religión una asignatura pendiente.

La campaña consta de dos vídeos: uno orientado a los padres y otro a los alumnos. Asimismo se ha creado una página web para esta ocasión con la dirección meapuntoareligion.com. En ella se profundiza más sobre las razones por las que apuntarse a la asignatura de religión y servirá de ayuda al ofrecer las posibles soluciones a obstáculos que se puedan producir en el proceso de inscripción. También se incluyen los materiales de la campaña con objeto de facilitar la difusión de la misma.

También tiene su canal propio de Facebook, en el que se entablará conversación y debate con los usuarios interesados en la campaña.

Todo ello se completa con creatividades para redes sociales, dos spots de televisión, cuñas de radio y con carteles para colegios, en las cuatro lenguas del estado.Además, habrá otras variaciones del cartel y de las cuñas que se pondrán a disposición de los delegados de enseñanza de las diócesis y de los delegados de medios de comunicación. Se buscará el apoyo de los más de 25.000 profesores para que den voz a la campaña a través de sus canales sociales.

Razones para la Clase de Religión

Además de ayudar a entender el mundo en el que vivimos, nuestra cultura y la de los demás, deberíamos valorar estas grandes razones:

Es tu libertad para elegir

La religión es la única asignatura que puedes elegir cada año. Si la eliges puedes conocer mejor el sentido de la vida, el origen del arte y la cultura, el valor de cada ser humano. Elegir religión te permite conocer mejor para ser más libre.

Una visión plural de la sociedad

Es una asignatura para debatir, dialogar sobre nuestra sociedad y sus valores, sobre las grandes preguntas de la persona humana, sobre cómo construir un mundo mejor. Es un tiempo para comprender y dialogar con todos y ofrecer respuestas.

No mide tu fe, sino tu conocimiento

En religión no se te pregunta por tus creencias, sino sobre el contenido de la asignatura impartida. El respeto a la libertad de cada alumno es total, porque la fe es un acto de la libertad de la persona.

Fomenta el respeto y la tolerancia

La clase de religión te ayuda a conocer la persona humana, su valor y dignidad. Por eso fomenta la solidaridad, la tolerancia, el respeto, el compromiso, la opción por los más necesitados, la lucha por la justicia…

Aporta valores humanos esenciales

Jesús de Nazaret nos dejó un estilo de vida que merece la pena conocer. Es el gran maestro de humanidad que nos enseñó a ser personas que buscan el bien, la verdad y la belleza, a vivir la relación original con el Misterio que nos constituye.

Ayuda a comprender el mundo en el que vives

Las tensiones en Oriente Medio, el liderazgo del Papa Francisco, la necesidad del cuidado de la Naturaleza, la preocupación por los refugiados, la persecución sistemática de los cristianos en Oriente y África, las causas del terrorismo son afrontadas en esta asignatura.

Barreras para la Clase de Religión

La presión política actual que vive la opinión pública lleva a muchas situaciones en los que los padres y alumnos se encuentran con auténticas barreras para cursar esta asignatura:

‘Somos un centro laico’

Los centros son aconfesionales y no propagan la ideología laicista. Impedir la presencia de la religión en la escuela va contra el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos (art.27 de la Constitución) y contra los derechos humanos que defienden la enseñanza de la religión (art.18 de la Declaración de los Derechos Humanos).

‘No hay profesor’

La Iglesia prepara a docentes para impartir la asignatura de la religión en cada centro. Todos ellos han estudiado en la Universidad, cursando Magisterio o una Licenciatura, además de realizar las asignaturas de capacitación para la enseñanza religiosa católica. De igual modo, asisten regularmente en sus diócesis a sesiones de formación permanente para el profesorado.

‘No cuenta para la nota’

Según la Ley de Educación vigente la asignatura es evaluable y su nota debe contar para la media académica. En cualquier caso, cuenta para la vida. Lo que aprendes en clase de religión se comienza a vivir incluso desde antes de salir del aula.

‘Horario incompatible con otras actividades’

La asignatura de religión no puede tener como alternativa otras asignaturas que supongan avance o refuerzo de otros contenidos. Tampoco pueden impedir el desarrollo del alumno de actividades culturales o deportivas.

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Comments are closed.