El Obispo pide ser «humildes y agradecidos» con la misericordia del Padre en la clausura del Año Jubilar

Día del patrón de la diócesis -San Leandro-, de la Iglesia Diocesana y clausura del Año de la Misericordia. Esta fue la feliz coincidencia del pasado domingo, día 13 de noviembre. La Santa Iglesia catedral acogió dos celebraciones en la que todo confluyó: una Misa de acción de gracias y unas vísperas con exposición del Santísimo que, si bien cerraron el año jubilar, dejaron también espacio para que las personas que participaron de estas celebraciones se reafirmaran como familia y para no perder de vista el referente de San Leandro, como símbolo y ejemplo de la unidad de la Iglesia en una única fe.

Y así lo manifestó nuestro Pastor, quien habló durante la Eucaristía de “la alegría de dar testimonio en medio de nuestro mundo, siendo humildes y agradecidos por la misericordia del Padre, siendo servidores y hermanos, siguiendo las huellas de Jesús y sintiéndonos Iglesia bajo la infusión del Espíritu Santo que nos hace uno”.

En su homilía, D. José Vilaplana, apremió también a dar testimonio “del Dios vivo y de la misericordia en medio de nuestro mundo, en el que debemos vivir la confianza en el Dios que nos sostiene en nuestras luchas y en nuestras dificultades”. Además, añadió que “el cristiano da testimonio de que Dios nos ha enviado por amor a su Hijo Jesucristo y el programa de nuestra vida debe ser seguir sus pasos, mostrar en el mundo que estamos marcados por eso. Cristo es el rostro de la misericordia del Padre”.

El camino es el “testimonio y la fidelidad a nuestra fe”, impulsados por el Espíritu Santo, que “nos reparte a cada uno los carismas que tenemos y, al mismo tiempo, sopla, para que todas esas cualidades las pongamos en común en el misterio de la Iglesia”. Y matizó: “no estamos solos”. Nuestro Obispo explicó que Jesucristo ha querido que sus discípulos, llenos del Espíritu Santo, “formemos su cuerpo en medio del mundo y, por eso, el cristiano nunca está sólo y no debe caer en el individualismo, sino sentir la pasión por la unidad, la alegría de trabajar juntos en esta diócesis, en esta provincia”.

En el Día de la Iglesia Diocesana, el Obispo instó a “sentirnos familia en esta diócesis que tiene como patrón a San Leandro”, imitando su “pasión por la unidad”.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Comments are closed.