Nuevo juez para el Tribunal Diocesano

La Diócesis de Huelva cuenta desde esta semana con un nuevo juez que se ha incorporado al equipo del Tribunal. Se trata de José Ignacio Carriazo Hernández, quien juró el cargo ante nuestro obispo, José Vilaplana, y miembros del Tribunal el pasado lunes, 24 de octubre. En total, son ya siete las personas que lo componen: cinco jueces, el defensor del vínculo y el notario actuario.

Y aunque toda la actividad de la Iglesia encuentra fuero en el Tribunal, si bien es cierto que su actividad más conocida es la que se refiere a las nulidades matrimoniales. En este capítulo cabe resaltar algunos datos interesantes del año 2015: un total 1.030 matrimonios católicos y la sentencia de 5 nulidades.

Sin duda, el Papa Francisco, a través de la Carta Apostólica en forma de «Motu Proprio» Mitis Iudex Dominus Iesus (8 de septiembre de 2015), sobre la reforma del proceso canónico para las causas de declaración de nulidad matrimonial en el Código de Derecho Canónico, ha simplificado el proceso y ha ayudado a acelerar la justicia. En este sentido, el documento introduce varias novedades, de las que se puede destacar la eliminación de la necesidad de confirmación de un tribunal superior para que una sentencia goce de carácter ejecutivo, salvo que una de las partes realice un recurso de apelación.

Hasta la aplicación de este Motu Proprio (8 de diciembre de 2015), la sentencia de nulidad tenía que ser confirmada por un tribunal de segunda instancia para que tuviera validez. El Papa ha determinado que, en lo sucesivo, las sentencias que se dicten no requieren esa confirmación de segunda instancia.

Lo que fuera desde octubre de 1982 Sede Diocesana de Huelva del Tribunal Interdiocesano de Primera Instancia de Sevilla experimentó en febrero de 2016 un cambio. Entre esas fechas, existía un Tribunal Interdiocesano formado por todas las diócesis que componen la Provincia Eclesiástica de Sevilla. De esta manera, a fecha de hoy, con el sacerdote José Arturo Domínguez Asensio como vicario judicial en Huelva, cada diócesis cuenta con su Tribunal Diocesano propio y, como tribunal de apelación, dispone del Tribunal Metropolitano que, en el caso onubense, es el de Sevilla.

 

 

Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Comments are closed.