El Papa promueve una colecta especial pro-Ucrania

Hace unas semanas dábamos la noticia de la colecta especial convocada por el Papa para este domingo, 24 de abril, en todas las iglesias católicas de Europa para ayudar a las víctimas de la guerra que sufre el pueblo ucraniano, «de cuantos permanecen en las tierras golpeadas por las hostilidades que han causado ya varios miles de muertos, y de cuantos -más de un millón- han sido empujados a dejarlas por la grave situación que perdura», incidía el Pontífice en el momento de anunciar esta colecta.

Actualmente Ucrania continúa inmersa en una guerra civil en el este del país, en las provincias de Donetsk y Lugansk, con fuertes enfrentamientos en ciudades sitiadas por los ataques entre el ejército ucraniano y separatistas prorrusos, como Lugansk, Donetsk, Mariúpol o Debáltsevo. Al sur, la península de Crimea ha sido anexionada a la Federación Rusa y separada del resto de Ucrania. Este conflicto se inició en abril de 2014 y se acentuó a principios de 2015. Ha dado lugar a pérdidas de vidas humanas, graves sufrimientos e importantes desplazamientos de personas.

A pesar de la firma de los Acuerdos de Minsk II en febrero de 2015, la inseguridad continúa existiendo en varios lugares a lo largo de la denominada «línea de contacto» entre las fuerzas del Gobierno y los grupos armados. Las causas de los enfrentamientos armados entre el ejército de Ucrania y los separatistas del este del país se remontan a noviembre de 2013, cuando el Gobierno de Ucrania del presidente Víktor Yanukóvich se negó a firmar el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea.

El 21 de noviembre comienzan un conjunto de protestas llamadas “Euromaidán”, que se concentran en la Plaza de la Independencia (Maidán en ucraniano) de Kiev, pidiendo la destitución de Yanukóvich y el acercamiento de Ucrania a la Unión Europea. Tras tres meses de enfrentamientos en las calles entre manifestantes y la policía, que deja un balance de 82 muertos y cientos de heridos, el 22 de febrero de 2014 el Parlamento del país destituye al presidente Yanukóvich, cambia la Constitución y convoca elecciones anticipadas. Partidarios de Yanukóvich en el sur y este del país (de mayoría rusófila) rechazan el gobierno interino.

En la península de Crimea se celebra un referéndum y se proclama la independencia de la República Autónoma de Crimea el 17 de mayo de 2014, así como su adhesión a la Federación Rusa. Tropas rusas toman posesión de bases militares ucranianas y el ejército de Ucrania se retira de Crimea. La Unión Europea impone a Rusia fuertes sanciones económicas por apoyar a los rebeldes del este de Ucrania. El 5 de septiembre de 2014 se negocia en Minsk un alto el fuego entre Rusia, Ucrania y las autoproclamadas Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk. Pocos días después se rompe el acuerdo y continúan los combates. El 15 de febrero se establece un nuevo acuerdo de Minsk II para el alto del fuego que aun sigue vigente aunque no han parado las hostilidades en la zona este del país. Las parroquias de la diócesis destinarán su colecta dominical a esta campaña que fue anunciada por el Papa Francisco el pasado 15 de abril.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Comments are closed.