Dos nuevos diáconos en la Diócesis

La Santa Iglesia Catedral acogió el pasado sábado, día 25 de julio, la ordenación diaconal de José Antonio Calvo Millán (La Palma del Condado) y Rufino Diego López Muñoz (Rociana del Condado) de manos de nuestro obispo, José Vilaplana Blasco.

En la actualidad, la Diócesis cuenta con 21 diáconos, 18 de ellos con carácter permanente. Los nuevos diáconos echan la vista atrás y comparten su experiencia en el Seminario, donde la vida académica, espiritual y comunitaria les ha afianzado en una creciente confianza en Dios, con el convencimiento de que lleva las riendas de sus vidas.

Así, José Antonio explica que el primer año en el Seminario se vive con total “enamoramiento” pero, “cuando el tiempo va pasando y entras en la formación, la vida comunitaria y vas rompiendo tus precintos, te das cuenta de que todo es obra de Dios y lo que te queda es fiarte, porque Él te lleva por donde quiere”. A Rufino se le “paralizó el tiempo” en el momento en que entró en el Seminario para ponerse al servicio de la Iglesia. Afirma que sale “con la misma ilusión y sabiendo que estás cumpliendo la voluntad de Dios”.

Sin duda, los ejercicios espirituales vividos recientemente les han grabado a fuego la imagen de Cristo como servidor, una figura que van a potenciar a partir de ahora. Al ser preguntados sobre qué diáconos quieren ser, responden con suma humildad. José Antonio sabe lo difícil que es “ponerse a la altura de Cristo”, quien “ahora nos tiene más apretados en su pecho”. De aquí en adelante, añade, “nos toca desgastarnos hasta las últimas consecuencias, desde la caridad y desde la vivencia de la Palabra de Dios y de la Eucaristía”. Por su parte, Rufino habla de “llevar a Cristo a la gente y buscar mi santidad”, intentando “ver en mis superiores la voluntad de Dios”. “Creo que desde la vida clerical me será más fácil alcanzar la santidad si llego a ella algún día”, sentencia.

 

Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Comments are closed.