Un año para agradecer el don de la vida consagrada

El próximo 30 de noviembre en toda la Iglesia Universal se abrirá el Año de la Vida Consagrada, cuya clausura será el 2 de febrero de 2016, festividad de la Presentación del Señor. En nuestra diócesis, la apertura será el sábado, 29 de noviembre, a las 19.30 en el Monasterio de Santa María de Gracia de las MM. Agustinas de Huelva. Un año para dar gracias a Dios por el don de la vida consagrada y especialmente por los cincuenta años de renovación de la misma según las enseñanzas del Concilio. Un momento para abrazar el futuro con esperanza, confiados en el Señor, al cual los consagrados ofrecen toda su vida. Y, finalmente, un tiempo para vivir el presente con pasión, evangelizando la propia vocación y testimoniando al mundo la belleza del seguimiento de Cristo en las múltiples formas en las cuales se expresa la vida consagrada.

Actualmente en nuestra Diócesis contamos con doce comunidades de religiosos y treinta y nueve de religiosas agrupadas en la CONFER-Huelva; y cuatro comunidades femeninas de vida contemplativa, bajo la vicaría episcopal para la vida contemplativa, cuyo vicario es el sacerdote Ildefonso Fernández Caballero.

La vida religiosa quiere ser signo vivo de la presencia de Cristo y responder a los retos que presenta hoy la Nueva Evangelización, desde unas estructuras renovadas y transformadoras, al servicio de la Misión, desde los distintos ámbitos donde cada comunidad se encuentra. Especialmente, quiere ser también imagen del “buen samaritano”, signo de esperanza que contagie el Amor y la Misericordia de Dios.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Comments are closed.