Día del Apostolado Seglar en nuestra diócesis

Nuestra diócesis vive esta jornada, al concluir el año litúrgico, como una invitación al compromiso del laicado para responder a la llamada del Papa a la nueva evangelización.

El nuevo vicario general, Francisco Echevarría, será el encargado de ilustrar esta jornada, el próximo día 22 de noviembre en el Seminario Diocesano, con una conferencia titulada “El compromiso laical a la luz de la Evangelii gaudium”. Estamos ante uno de los grandes retos que tiene la Iglesia en este momento.

Es cierto que ha crecido la conciencia de la identidad y la misión del laico en la Iglesia. Pero, como recuerda el Papa Francisco, esta toma de conciencia es todavía desigual y, en muchas ocasiones, deficiente, también en nuestra diócesis, en nuestros laicos y en nuestros movimientos y asociaciones.

El Papa denuncia la falta de formación de nuestros seglares, su falta de implicación en la evangelización y en la trasformación de la realidad social y en la toma de conciencia respecto a la responsabilidad laical que surge del bautismo. Estos retos se vienen planteando en la Iglesia, de un modo significativo, desde el Concilio Vaticano II convocado por san Juan XXIII. Y se vieron sistemáticamente abordados en la exhortación apostólica de san Juan Pablo II Christifideles laici. Como dice la propia exhortación en su introducción, «los laicos son llamados por Jesús para trabajar en su viña construyendo el reino de Dios en este mundo, tomando parte activa, consciente y responsable en la misión de la Iglesia en esta hora dramática de la historia, ante la llegada inminente del tercer milenio».

Esta frase no ha perdido vigencia. Al contrario, la llamada hecha a los laicos a finales de los años ochenta se hace cada vez más intensa y necesaria en los primeros años de este tercer milenio que estamos estrenando. Es necesaria la articulación de un laicado maduro, formado, corresponsable, en actitud misionera y con capacidad evangelizadora que posibilite una adecuada penetración del Evangelio en la sociedad actual. Un laicado que tenga capacidad de encarnarse en la multitud de situaciones en las que hoy en día es necesario y posible anunciar a Jesucristo y su mensaje, comprometido con las personas que están más necesitadas, estando especialmente cercanos a ellas, en estos tiempos de crisis y dificultades.

Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Comments are closed.