Haz una declaración de principios

 El Programa para el Sostenimiento Económico de la Iglesia saca a la luz la nueva campaña que, con motivo de la declaración de la renta, promueve que los ciudadanos marquen la X en las casillas a favor de la Iglesia católica y de los Fines Sociales.

 A menudo nos quejamos de que, a pesar de vivir en una sociedad democrática, apenas se nos consulta en lo concreto, en lo cotidiano, en las grandes o pequeñas decisiones que nos afectan como ciudadanos y como contribuyentes. No es así, desde hace tres décadas, a la hora de destinar un porcentaje –desde 2007, el 0,7%; con anterioridad, el 0,5%– del destino de nuestros impuestos, que en, cualquier caso, nos serán gravados. Pues para una vez que nos consultan, y nos consultan cada año, bueno será hacer de ello un ejercicio, una  declaración de principios, de libertad, de coherencia, de fidelidad, de solidaridad. Una declaración también de valores, de fe y de amor.

Desde 2006, ha variado punto y medio, y siempre con tendencia sostenida al alza, el porcentaje de la «X» a favor del casillero de la Iglesia católica en la Declaración de la Renta. Esta se sitúa en los umbrales del 35% de las declaraciones. Esto es indudablemente una buena señal. Una señal de madurez, de equilibrio, de responsabilidad. Más de nueve millones de españoles signan esta «X» libre, solidaria y de fe.

Una cifra similar de españoles son los que acuden cada domingo a misa, por citar otro índice cuantificable de la vitalidad de nuestra Iglesia. Sin que lo anterior quiera decir o dejar de decir que son los mismos o parecidos, lo cierto es que sí tenemos argumentos e indicios para pensar que, aunque el catolicismo español esté perdiendo fuerza numérica, cantidad, sí mantiene un importante y coherente número de católicos, que, a contracorriente y en medio de las dificultades y debilidades inherentes a la condición humana, siguen siendo fieles, sí conservan sus principios y apuestan por la coherencia y la responsabilidad de ayudar a su Iglesia para que esta ayude a tantos que necesitan tanto.

No es que del todo me guste ni crea en la frase que a continuación escribiré, pero la pondré negro sobre blanco por si contribuye a hacer más comprensible la idea que estoy intentando transmitir. La frase de marras diría así: “Somos menos, pero más coherentes; perdemos cantidad, pero mantenemos y hasta ganamos calidad”.

Más o menos esto es lo que pienso. Porque en la Iglesia cabemos todos. Porque la Iglesia es una casa de puertas abiertas, es regazo entrañable y acogedor de madre, no una aduana o una frontera que para franquearla haya que mostrar certificado alguno de pureza de sangre…

Esa vocación universal de la Iglesia significa asimismo que esta no es para sí misma, sino para los demás, especialmente para los más necesitados. Una Iglesia, sí, pobre y para los pobres. Por ello, la Iglesia, con sus recursos económicos –los que provienen del IRPF y los que llegan de tantos católicos comprometidos con el sostenimiento económico de su Iglesia- no pregunta a quien en ella busca amparo su credo, su raza, su color, ni sus proyectos de futuro.

Por todo lo anterior, me gusta que la Campaña Pro Asignación Tributaria para la Iglesia católica 2014 abunde en la idea que esta declaración es una declaración de principios.

La crisis económica, que desde más de seis años tanto nos golpea, solo será superada en su raíz desde los principios, desde los valores. Y los principios y los valores que conlleva apoyar con la «X» a la Iglesia católica en la Declaración de la Renta van por este camino de superación de la crisis. Son los caminos de la justicia y de la solidaridad. Los caminos de la fe y del amor. Los caminos de contribuir a crear una sociedad mejor.

Jesús de las Heras Muelas, director de la revista ECCLESIA

 

Tabla de la Diócesis de Huelva (IRPF 2012 /Campaña 2013):

 Número de declaraciones con Asignación a favor de la Iglesia Católica: 80.179
% de declaraciones con asignación: 39,64
Importe asignado en €: 1.682.692

Más información: http://www.portantos.es/

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Comments are closed.