Cien años del Colegio San Vicente de Paul

Nuestro Obispo presidió el acto de apertura del Centenario de esta institución educativa en nuestra ciudad, de fuerte inspiración cristiana desde sus orígenes, y que se celebró la tarde del pasado viernes, 10 de enero, en el pabellón Jacobo del Barco de la Universidad de Huelva.

Cuando la inquietud educativa de D. Pedro Román Clavero, el entonces párroco de la Concepción, pudo llevarse a cabo gracias a la colaboración de la Diputación de Huelva que posibilitó que parte de la plantilla de Hijas de la Caridad que atendían el Hospital de la Merced desde 1876, iniciaba su andadura el Colegio San Vicente de Paúl, inaugurado el 4 de enero de 1914, y destinado a atender a la educación de las niñas del barrio sin posibilidades. De la Diputación, además, consiguió el memorable sacerdote los terrenos para la construcción de dicha escuela en la nueva calle Aragón que había sido ganada al cabezo de San Pedro tras su desmonte.

Pedro Román había fundado, en 1894, la Conferencia de Caballeros de San Vicente que será el germen de la educación vivenciana en Huelva. El notario Juan Cádiz Serrano, secretario de esta institución, había dicho en el año 1897, en relación con la atención a tantos lugareños necesitados: “démosle pan, procurémosle vestirlo, pero cuando les demos la ropa o la comida hablémosle de la escuela, llevémosle el primer día de nuestra mano, si fue necesario”. En 1898 era realidad las primeras escuelas para obreros las que le sigue ese mismo año la de niños, pero la oferta estaba inconclusa hasta que en 1914 se puso en marcha la rama femenina de estas escuelas gratuitas.

En el acto de apertura del centenario, el alcalde Pedro Rodríguez, dijo que “es un colegio emblema de la ciudad, que ha dejado huella en muchas generaciones por su labor humana y educativa”. Señaló que “las ciudades no solo son edificios sino su gente, que es el alma”. Elogió la educación integral de los alumnos y la enseñanza en los valores cristianos, reconociendo que “las Hijas de la Caridad son emblema de ayuda a los desfavorecidos”.

El obispo de Huelva, José Vilaplana, se congratuló de esta celebración y recordó que “todo es una gran cadena en la que han participado desde el origen muchas personas, unidas en espíritu de servicio”, “con raíces en el espíritu vivenciano”, por lo que dijo que “ahora, cien años después, hay que mantenerlas y mirar al futuro con esperanza”. La delegada de la visitadora de las Hijas de la Caridad, sor María Antonia Huelva Jiménez, destacó que en estos cien años “el Señor ha estado grande con nosotros por tanta generosidad”. Mari Ángeles Jarillo Díaz, antigua alumna y actual profesora del centro, tuvo la oportunidad en el acto de apertura de significar lo importante que ha sido el colegio para muchos jóvenes, recordando la vida de alegría que siempre se respira en sus aulas.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Comments are closed.