“Las familias son las grandes perdedoras de esta crisis”

Lo ha dicho alto y claro: “las familias son las grandes perdedoras de esta crisis”. Así lo ha manifestado esta misma mañana en rueda de prensa el director de Cáritas Huelva, Julio González Ceballos, con motivo de la presentación de la Memoria de de la institución correspondiente a 2012.

Pobreza enquistada y cronificada, así como fractura social entre riqueza y pobreza, con el consecuente desgaste de la red social de apoyo, son otras de las expresiones usadas por el director de Cáritas, que ha subrayado la falta de empleo o el empleo de mala calidad, de manera que “se da la circunstancia de trabajadores pobres que no llegan a fin de mes o que, simplemente, no disponen de suficientes recursos para subsistir, por lo que las familias pierden el horizonte de esperanza”.

En este sentido, desde Cáritas diocesana se ha querido insistir también en que estas personas desempleadas, a menudo, sostienen a sus familias, que ven limitados sus recursos sobremanera. Por su parte, el vicario episcopal para el Testimonio de la Fe, Pedro Carrasco Chacón, ha resaltado que “Cáritas, como institución de la Iglesia, está atendiendo ahora lo que siempre ha atendido. Ya sea en tiempos de crisis o de bonanza económica, a Cáritas lo que le importa es ayudar a los últimos y a los excluidos”.

En total, casi trescientas personas sin un techo bajo el que vivir en Huelva capital, una cifra a la que se añade el colectivo que vive en asentamientos en toda la provincia y que suma hasta 2.100 personas que, en muchos casos, han arriesgado sus vida para llegar hasta nuestro territorio y que no encuentran trabajo desde hace más de tres años. Todo ello, unido a la crisis que viven las familias en general, está produciendo una “situación de emergencia social, ante la que nos sentimos desbordados e impotentes a la hora de dar una respuesta”, tal y como lo ha descrito González Ceballos.

El año pasado Cáritas Huelva realizó más de 24.000 actuaciones, en las que los hombres empezaron a ser más protagonistas. El parámetro de mujeres se ha mantenido y el de varones ha crecido.Gonzalez Ceballos ha apuntado a la renovación del voluntariado, a la colaboración de las empresas y al trabajo en red como signos esperanzadores en medio de esta cruda situación.

A través de sus campañas institucionales, Cáritas propone la invitación a vivir y a practicar un estilo de vida más sencillo y austero, una forma de relacionarnos con los bienes, con las personas y con el mundo más justa y fraterna que nos permita sensibilizarnos y acercarnos a la realidad de quienes viven en situaciones de pobreza y exclusión. “Vive sencillamente para que otros, sencillamente, puedan vivir” es el lema de la campaña de este año que apela a nuestro compromiso personal y social, como miembros de una misma comunidad global, la familia humana, para realizar un auténtico proceso de conversión personal y comunitaria que nos mueva a vivir de forma más solidaria.

2012 EN CIFRAS

  • 903 voluntarios que, en un 80% se sitúa en los espacios parroquiales de acogida.
  • Más de 24.000 personas atendidas en situaciones de pobreza y exclusión. El 66% fue corresponde a mujeres y el 61% es de origen comunitario.
  • Los gastos han ascendido a 1.503.588,35 euros. La mayor parte de este montante ha ido dirigido a colectivos vulnerables.
  • Los ingresos públicos han disminuido un 35% y los donativos han aumentado un 36%.

Al final de la rueda de prensa, Esperanza Jiménez, representante de la coordinadora de Cáritas, ha leído el siguiente manifiesto:

“El modelo económico y social que rige los destinos de nuestro mundo provoca víctimas inocentes, y se ceba especialmente en los colectivos más vulnerables, frágiles y desprotegidos. Son ellos los que pagan la crisis: millones de pobres y excluidos, de parados; recortes en gastos sociales, vulneración de derechos… Y los Objetivos de Desarrollo del Milenio que tenían el año 2015 como fecha donde se erradicara la pobreza y el hambre en el mundo, están lejos de cumplirse y las ayudas al desarrollo disminuyen.

Desde Cáritas queremos reivindicar con fuerza ante los poderes políticos y económicos, que LAS PERSONAS SON LO PRIMERO. La economía debe estar al servicio del bien de las personas y no al revés. “El primer capital que se ha de SALVAGUARDAR y VALORAR es el SER HUMANO, la persona en su integridad: pues el hombre y la mujer es el autor, el centro y el fin de toda actividad económico-social.” (Caritas in veritate, 25).

Y ya que el deseo de vivir ricamente ha llevado a una crisis económica global por vivir, gastar, derrochar y endeudarse por encima de las posibilidades, desde Cáritas queremos proponer a todos el VIVIR SENCILLAMENTE para que otros sencillamente puedan vivir, sumándose a un estilo de vivir CONTRACORRIENTE a los valores que promueve la sociedad actual:

• Rompiendo con el consumismo, con el afán de tener y poseer.

• Rompiendo con el individualismo y el egoísmo.

• Rompiendo con el vivir aceleradamente descuidando las cosas importantes de la vida.

• Siendo activistas de la sencillez de vida, viviendo más unidos los unos a los otros preocupados por el bien común, podremos hacer posible un mundo mejor, un “cielo nuevo y una tierra nueva donde habite la justicia” (2P 3, 13).

Más información sobre la Memoria de Cáritas Diocesana de Huelva (2012) en: http://www.caritashuelva.org/spip212/spip.php?article1499

 

Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Comments are closed.