La Catedral acogió una misa de acción de gracias por el Pontificado de Benedicto XVI

Nuestro obispo, José Vilaplana Blasco, presidió el pasado jueves, 28 de febrero, en la Catedral, una misa de acción de gracias por el «luminoso» Pontificado de Benedicto XVI, justo una hora antes de que la sede petrina quedara vacante.

En su homilía, Mons. José Vilaplana señaló que, además del “sentimiento de pena, porque el Papa acaba su servicio, debe brotar también en nosotros un sentimiento de confianza, reconociendo que Jesucristo es la cabeza de la Iglesia, el único Buen Pastor, que no dejará de elegir a pastores que puedan cuidar en esta Tierra su grey”.

También destacó la gran lección que ha dado el Papa al mundo. “Comenzó su ministerio diciendo que se consideraba un humilde trabajador de la viña del Señor y, ahora, sus últimas palabras han sido que es un peregrino en la última etapa de su vida. Trabajador y peregrino. Él, en su vida y en sus escritos, ha puesto de relieve, sobre todo, el señorío de Jesucristo. Nuestros ojos deben estar puestos en Él, que es el que guía y sostiene a la Iglesia”.

Por último, invitó a los numerosos a todos los fieles de la Diócesis a «recoger lo que él ha sembrado en la iglesia, en el mundo y en nuestros corazones».

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Comments are closed.