D. Longinos Abengózar ha sido nombrado hijo predilecto de su pueblo

El párroco de Aracena, arcipreste de la Sierra y canónigo de la catedral de Huelva, Longinos Abengózar, fue nombrado el sábado hijo predilecto de Alcázar de San Juan, tal y como fue aprobado en el pleno del 30 de agosto de 2011 por mayoría absoluta.


Un buen número de vecinos de Calañas, Santa Olalla del Cala y Aracena, con su alcalde, Manuel Guerra, a la cabeza, arroparon a Longinos Abengózar en este emotivo acto, junto a amigos y familiares. También asistieron el vicario episcopal para la Celebración de la Fe de la diócesis de Huelva, Diego Capado, y el deán de la catedral de Ciudad Real, Antonio Lizcano.


El homenaje comenzó con una recepción oficial de la Corporación en el salón Noble del Ayuntamiento. Allí, el alcalde, Diego Ortega, les dio la bienvenida y se produjo un intercambio de regalos.
Posteriormente, dio comienzo en el teatro auditorio el acto de nombramiento, que se inició con las palabras del responsable de la Comisión Organizadora, Miguel Ángel Abengózar, quien destacó que hasta llegar a este acto se trabajó durante cuatro años. Tras rechazarse en una primera votación, el año pasado salió adelante.
Miguel Ángel Abengózar agradeció por tanto al Consistorio que finalmente apoyara la iniciativa, así como las adhesiones de los obispados de Huelva y Ciudad Real, los sacerdotes y párrocos de Alcázar, las cofradías onubenses y alcazareñas o las diferentes congregaciones de religiosas.
Acto seguido, el director del Patronato Municipal de Cultura, José Fernando Sánchez, leyó el acta oficial, tras lo que se proyectó un vídeo que repasaba la vida de Longinos Abengózar. A continuación, el alcalde de Aracena calificó de «entrañable» al homenajeado y confesó sentirse en Alcázar «como en casa». Manuel Guerra destacó de él su labor «intensa y fructífera» durante tres décadas en tierras onubenses y subrayó su «identidad andaluza».
También señaló que es un «brillante orador que remueve conciencias», así como un «gran pregonero». Asimismo, insistió en que «ha recuperado del abandono los templos de su parroquia dando lecciones de recuperación del patrimonio». Por su parte, Capado leyó una carta del obispo de Huelva, José Vilaplana, en la que mostraba su apoyo a Longinos Abengózar y le felicitaba por su nombramiento.

DIEGO ORTEGA. El alcalde de Alcázar recordó el momento en que ambos se conocieron y afirmó que oír hablar del hijo predilecto «es oír hablar de Alcázar, de la Virgen del Rosario y de Jesús Nazareno». Además, le pidió que rece por su pueblo.
Momentos antes del acto, el alcalde señaló que «si él no lo merece, no lo merece nadie», ya que reúne «sobrados motivos» para esta distinción. Según dijo, durante las últimas décadas ha llevado el nombre de Alcázar por tierras andaluzas, por lo que reconoció en él su «carácter de embajador». Asimismo, destacó su «espíritu de entrega y de servicio». En este sentido, señaló que en tiempos tan difíciles transmite a todos mensajes de esperanza.
Finalmente, Longinos Abengózar, que recibió del alcalde un diploma de honor y una Biblia como regalo, comentó que si durante años ha llevado el nombre de Alcázar por el mundo con orgullo, ahora su sentimiento al ser nombrado hijo predilecto se convierte en «compromiso y exigencia» para seguir mostrando su respeto por Alcázar y su gente. También comentó que en toda su trayectoria se ha dedicado a trabajar por valores como la justicia y la libertad.
El acto finalizó con la actuación de la Asociación de Coros y Danzas, que interpretó diversos cánticos dedicados a Alcázar y a la Virgen del Rosario en homenaje a Longinos Abengózar.

Fuente Información: www.latribunadeciudadreal.es

Fotografías: http://manchainformacion.com

 

Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Comments are closed.