SU MAÑANA ES HOY. CARTA MANOS UNIDAS 2011



“Su mañana es hoy”

(Campaña de Manos Unidas 2011)

                Queridos hermanos y hermanas:

El encuentro anual que nos brinda Manos Unidas, ONG de la Iglesia para el Desarrollo, nos colma de esperanza porque una vez más llama a la generosidad de nuestros corazones cuya respuesta es segura y favorable a pesar de la crisis en que estamos sumidos.  Me recuerda aquella poesía de Quevedo que aprendí de niño y que trataba de un sabio que vivía en tal situación de pobreza  que sólo se alimentaba  de hierbas, mientras pensaba que no habría otro más pobre y desgraciado  que él. Pero cuando volvió el rostro, halló la respuesta viendo que otro sabio iba cogiendo las hierbas que él arrojó.

A nosotros, seguidores de las enseñanzas de Jesús, que tenemos como principal estandarte de nuestra vida  la caridad, nos corresponde ser el bálsamo espiritual y material de la humanidad que sufre. A nosotros nos debe afectar todo tipo de dolor, sufrimiento de las personas,  provocado muchas veces por la injusticia de otras personas  La ambición de riqueza, de poder, de unos pocos, traen cono consecuencia la extrema miseria de muchos.

Mientras escribo estas líneas no puedo olvidar la situación por la que estamos  atravesando los españoles. Tengo presentes, y me produce gran dolor, a los millones de trabajadores y trabajadoras en paro  y por ello la situación angustiosa de muchas familias. Tengo presente los muchos comedores de distintas instituciones que tratan de paliar el hambre de muchos. Tengo presente la labor de nuestras cáritas  parroquiales y de tantas instituciones de otros signos con el objetivo común de ayudar al necesitado.
Todo ello me recuerda aquella escena que refiere Jesucristo y nos la describen Lucas y Marcos (Lc. 21, 1-5) y  (Mc. 12, 41-44). Se trata de una persona pobre, una viuda, que deposita en el cepillo del templo unos céntimos. En su humildad no puede más. Quizás se siente un poco avergonzada porque a su lado hay alguien más poderoso que deposita un fuerte donativo. Jesús que penetra en los corazones y voluntades de las personas, que sabe de intimidades y de generosidades nos da una magnífica lección. La voluntad generosa, el sacrificio, la humildad, dan un valor incalculable ante los ojos de Dios. “En verdad os digo que esa pobre viuda ha echado más que todos, porque todos esos han contribuido a los donativos con lo que le sobra, pero ella, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir”.

Ayudemos al mundo necesitado hoy, puede suceder que mañana sea tarde. “Su mañana es hoy”. Manos Unidas tiene un proyecto de Huelva: Se trata de evitar el comercio de mujeres y niños para impedir su explotación sexual en Vietnam. Cerca de 22.000 personas esperan nuestra ayuda estimada en cerca de 340.000,00 €  en tres años. Seremos capaces de ayudar a ese colectivo de hermanos nuestros con una educación sanitaria y cuidados médicos, alternativas de trabajo, rescate de personas sumidas en la trata, reencuentro de familias, formación profesional… Preocupándonos también en nuestro país de tantos emigrantes sumidos en circunstancias similares aunque no en la misma medida.

Al inicio de esta campaña de Manos Unidas, mirando a Cristo, dejemos un espacio en nuestro corazón para los otros, sin esperar a mañana, desde hoy.

Sólo me queda deciros que Dios os lo pague. Que Él, que nos ha ofrecido el ciento por uno, al menos nos lo conceda en satisfacción y alegría por hacer el bien que nuestra conciencia nos pide.

Con mi afecto y bendición.

 

α José Vilaplana Blasco

Obispo de Huelva

Huelva, 2 de febrero de 2011. Fiesta de la Presentación del Señor.

Esta entrada fue publicada en Escritos Pastorales. Guarda el enlace permanente.

Comments are closed.